Los horarios y reuniones del mandatario estadounidense se rigen con el criterio imprevisible que lo caracteriza.

Mientras el presidente Mauricio Macri recibía a los mandatarios extranjeros que iban llegando a media mañana a Costa Salguero para el inicio de las deliberaciones del G20, la demora de Donald Trump generó los más variados comentarios, incluso disparatados. Lo cierto es que el líder republicano evitó participar del “retiro”, la reunión a solas de los presidentes mantienen durante 90 minutos, sin siquiera asesores, momento en el que se acuerdan muchos temas importantes a escala global, y se habla con una franqueza que está lejos de los discursos públicos. Se sabe que Trump no es amigo de esas negociaciones previas, ya había hecho lo mismo en cónclaves anteriores, pero hubo otro detalle de la actividad del mandatario norteamericano en Buenos Aires que también dejó en claro que maneja la agenda en torno al G20 a su antojo: la demora con la que llegó a la cita temprana con Macri en Casa Rosada.

En pleno viaje a la Cumbre, y por Twitter, Trump ya había anticipado que cancelaba la reunión prevista con el presidente ruso Vladimir Putin, y ahora todas las miradas globales están en la reunión de mañana con el líder chino Xi Jinping, un cónclave sobre el que el mismo Trump dijo en la Casa Blanca, antes de viajar a Buenos Aires: “tengo ganas de hacer algo con los chinos, pero no sé si voy a hacerlo”. Un Trump auténtico.

 

¿Qué opinas de esta Noticia ?

  • Me Interesa (0)
  • Me Gusta (0)
  • No me interesa (0)
  • Me Indigna (0)
  • Me da Igual (0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.