El Banco Central no les recibe billetes a los bancos, y éstos a su vez les cobran una comisión a las grandes empresas que les llevan los mismos. Es por esto que aplicarían el 1% de recargo a quien vaya a pagar su factura en efectivo.

La abundancia de billetes que todavía se usan como medio de pago -en lugar de tarjetas, transferencias o débitos automáticos- puede convertirse también en mayores costos para los usuarios de dinero en efectivo.

Sucede que hoy los billetes están generando un problema extra a las empresas de cobranza -mercado en el que Rapipago y Pago Fácil son las más conocidas.

El Banco Central no les recibe billetes a los bancos, y éstos a su vez les cobran una comisión (del 0,5 al 1%) a las grandes empresas que les llevan efectivo. Entre ellas, las de cobranza. Entonces surge la disputa: ¿quién carga con ese sobre costo?.

Las empresas de cobranza quieren trasladárselos a sus clientes (empresas de luz, gas, teléfono, etc). Pero como estos por ahora se niegan, no descartan cobrarle una comisión del 1% a quien vaya a pagar su factura en efectivo.

Hoy las empresas de cobranza reciben pagos por unos 90.000 millones de pesos al mes en sus 15.000 locales distribuidos por todo el país. Pero de ese monto, solo el 10% se realiza con tarjetas de débito. El resto: billetes.

Los bancos defienden el cobro de la comisión: dicen que se llenan de billetes que exceden los que necesitan para cubrir las exigencias del BCRA, y como no pueden colocarlo en Leliqs (el BCRA solo recibe transferencias electrónicas) por esos billetes sufren un costo financiero, intolerable en tiempos de alta inflación y altas tasas de interés.

En el BCRA, con todo, dicen que la situación se está normalizando, y con el plan crecimiento 0 de la base monetaria, el exceso de billetes ya no es tan elevado. “Era un problema hasta octubre, pero ahora el panorama cambió, y creemos que no habrá problemas de ahora en adelante”.

Las empresas de cobranza también se quejan de los elevados costos de las empresas de transporte de caudales (un mercado dominado por Prosegur y Brinks) . Y decidieron cortar por lo sano. La empresa de servicios GIRE (Santander, HSBC y Citi) armaron una transportadora de caudales, que se llama Ducit, y sale al mercado con diez camiones.

“El costo del efectivo no es otra cosa más que un nuevo impuesto encubierto”, dicen en las empresas de cobranza. Para colmo, la Argentina tiene uno de los más bajos niveles de bancarización de la región. De hecho, el 52% de los argentinos sigue utilizando el efectivo para manejarse en su economía diaria, según una encuesta de la Universidad de Palermo (UP) y la consultora Voices!

Fuente: Clarín.

¿Qué opinas de esta Noticia ?

  • Me Interesa (0)
  • Me Gusta (0)
  • No me interesa (0)
  • Me Indigna (1)
  • Me da Igual (0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.