CARACAS.- «Aquí no se raja nadie. Aquí no se rinde nadie. Aquí vamos al combate», dijo hoy el presidente venezolano Nicolás Maduro en un discurso pronunciado desde los balcones del palacio presidencial de Miraflores, en el que anunció que romperá las relaciones diplomáticos con Estados Unidos.

El mandatario dio 72 horas al personal diplomático estadounidense para abandonar el país, en un anuncio hecho mientras se dirigía a sus simpatizantes.

En relación con la autoproclamación de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, como jefe del Ejecutivo, lo calificó de «intento de golpe de Estado», y advirtió que nadie puede «autoproclamarse» presidente. «A este palacio presidencial llegamos con el voto del pueblo. Todo lo que tenemos nos lo hemos ganado con el voto del pueblo» dijo. «No pronostico que les vaya bien», señaló.

A las acusaciones de ser un «dictador» respondió: «Yo no me formé en la Escuela de las Américas donde ustedes formaron a tantos dictadores de América Latina». «Me formé en las calles de Venezuela», dijo.

Le pidió «a las fuerzas armadas a mi mando, ¡Máxima lealtad! ¡Máxima disciplina! ¡Leales, siempre, traidores nunca!».

Acusó al gobierno norteamericano de estar dirigiendo «una operación para imponer un gobierno títere en Venezuela «. «Ya no queremos el intervencionismo del siglo XX» señaló en implícita referencia a la advertencia del presidente norteamericano Donald Trump que hoy dijo que «todas las opciones están sobre la mesa», en relación con Venezuela.

«Los gringos tienen ambición por el petróleo y el gas venezolano», denunció.

En referencia a los medios internacionales los acusó de «manipular e invisibilizar para el mundo que aquí hay un pueblo bolivariano gobernando», dijo Maduro en relación a los asistentes de la marcha oficialista.

Señaló que la prioridad de su gobierno para este año será «la recuperación económica» y realizó una serie de promesas en esa dirección: «fortalecer el sistema de pensiones», «más viviendas» y «crear una misión para generar trabajo para las personas mayores».

Pidió finalmente a Dios «que Venezuela salga airosa de esta prueba».

Previamente Diosdado Cabello, primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), había convocado a una «vigilia» en el palacio de Miraflores, sede del Poder Ejecutivo, en defensa de Maduro.

Lo dijo luego de que Juan Guaidó, jefe del Parlamento opositor, se autoproclamara «presidente interino» del país.

«Doy instrucciones al PSUV para que nos organicemos y estemos ahí, frente al Palacio», dijo Cabello ante miles de chavistas que marcharon en Caracas para respaldar al mandatario.

¿Qué opinas de esta Noticia ?

  • Me Interesa (0)
  • Me Gusta (0)
  • No me interesa (0)
  • Me Indigna (2)
  • Me da Igual (0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.