Mientras alimentos como el aceite treparon hasta un 600% desde que Macri es presidente, los sueldos del sector registrado tuvieron un alza del 130%. Las jubilaciones también quedaron muy atrás de los precios: se incrementaron 149%. Los servicios como la luz, se dispararon un 3.500%.

El «bolsillo» del trabajador argentino sufrió en 2018 un año catastrófico y este 2019 arrancó igual de letal. Los alimentos básicos, en promedio, subieron desde diciembre de 2015 a la fecha un 224,6%. Los salarios registrados del sector privado crecieron sólo un 130% y las jubilaciones un 149%. Es decir, la mitad de lo que se encarecieron los productos de la canasta básica.

Pero hubo casos como el del aceite que se dispararon un 600%. Una botella de 1,5 litros de aceite de girasol de una primera marca pasó de valer en diciembre de 2015 $11,20 a $67 en la actualidad, es decir, siete veces más que hace 3 años y medio.

Esto se debió a varias razones, entre ellas, a la política nacional de quitar las retenciones al campo a lo que se sumó la megadevaluación del dólar, y factores externos como las sequías en EEUU y Europa que hicieron subir la cotización de los granos en el mercado de Chicago, por un lado, y generaron mayor demanda de la Argentina, por otro, lo que combinado disparó los precios de los aceites y la harina.

El kilo de harina de trigo común subió un 364%. Costaba 7,15 los primeros días de diciembre de 2015 y en la fecha se consigue en las góndolas a no menos de $33,20.

SALARIOS Y JUBILACIONES

De acuerdo a los datos del Ministerio de Trabajo, el índice SIPA registró para febrero de 2016 un salario promedio de los trabajadores registrados del sector privado de $12.877, en bruto, mientras que en febrero de 2019, último dato oficial disponible, es de $29.617, siempre en bruto, sin los descuentos laborales. Es decir, un alza del 129%.

En el caso de las jubilaciones, el gobierno de Cristina Kirchner dejó un haber de $4299 y al día de hoy los abuelos cobran $10.410, un 149% más.

Y si el ocular reposa sobre los servicios como la luz, las alzas son disparatadas: la energía aumentó un 3500% mientras que el gas trepó entre un 1000% y un 4500%, según los diferentes lugares de residencia, siempre en la provincia de Buenos Aires.

En el caso del transporte público, el boleto del tren Roca se disparó un 670%, es decir, aumentó casi 8 veces más en apenas 3 años. El pasaje mínimo de colectivo subió un 450% y el subte un 322%.

En cuanto a la inflación, salvo en 2017, el resto de los años perdieron siempre los salarios frente a la suba de precios. En 2018, el costo de vida fue del 47,6% según el INDEC y los sueldos aumentaron 29%, es decir, perdieron 18 puntos. Lo mismo pasó con las jubilaciones, que quedaron 20 puntos por debajo de la inflación.

¿Qué opinas de esta Noticia ?

  • Me Interesa (0)
  • Me Gusta (0)
  • No me interesa (0)
  • Me Indigna (1)
  • Me da Igual (0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.