Productores alertaron que esta situación ha provocado que buena parte de los arroceros del Litoral salieran definitivamente del mercado

La caída en la producción de arroz resulta evidente y constante en los últimos ciclos. Hecho que se acelera con la suba desmedida de costos de producción, principalmente combustibles y tarifas eléctricas, y la elevada presión impositiva, que sacó definitivamente de mercado a buena parte de los arroceros del Litoral argentino.

Según explicó Héctor Müller, presidente de la Asociación de Plantadores de Arroz de la provincia de Entre Ríos, la producción arrocera venía con problemas por el encarecimiento de los costos productivos, hecho que redundó en un recorte interanual de hasta un 5% en superficie cultivada y rendimientos por falta de inversión en tecnología.

«Sin embargo, una mayor presión impositiva por las retenciones fue el golpe final para el sector arrocero. Veníamos luchando y estaban muy justos los números, pero con esta medida es muy difícil remontar la situación productiva. Hasta diciembre del 2015, el arroz blanco pagaba un 5% de retenciones y el arroz con cáscara para exportación un 10%. Hoy con el pago de $4 por dólar exportado estamos en una retención del 14% y de hasta el 20% en ambos casos. Hay que rever esto y aseguran en el gobierno que no lo pueden hacer», explicó Müller en diálogo con Infobae.

La realidad presentada por los plantadores de arroz del Litoral se refleja en datos aportados por el Sistema de Información de la Bolsa de Entre Ríos (SIBER), que refiere en sus últimos informes que la superficie sembrada en la última campaña de arroz tuvo una disminución interanual del 4%.

Esto se presenta como la tercera peor merma desde el ciclo 2000-2001. La falta de un adecuado aporte tecnológico para el desarrollo del cultivo de arroz también se traduce en los rindes obtenidos: la caída relevada por los especialistas constatan una caída del 5% en los rendimientos por hectárea, es decir un recorte de 380 kilos en el orden interanual.

Caída de producción

«La producción de arroz –explicó Müller- viene cayendo todos los años de manera continua. Al tiempo que se constata una suba de costos por encima de los rendimientos que se obtienen. Así la ecuación productiva no cierra y se pierden productores. En números: para producir una hectárea de arroz se necesitan unos 7.800 kilos de granos, mientras que la media productiva alcanza apenas a unos 7.400 kilos. Así estamos unos 400 kilos por debajo de los costos y se cultiva a pérdida», dijo.

Tampoco ayudó al sector arrocero el clima lluvioso que se presentó durante el último verano. Hecho que en definitiva también impacta sobre los rindes, debido a que el desarrollo de los granos requiere buena agua de pozo y mucha radiación solar. Cosas que en ambos casos resultó escasos por los motivos expresados. «Con los costos tan alto el uso de tecnología se recorta», reconoció Müller.

¿Qué opinas de esta Noticia ?

  • Me Interesa (0)
  • Me Gusta (0)
  • No me interesa (0)
  • Me Indigna (2)
  • Me da Igual (0)

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.