El exdiputado nacional Ricardo Alfonsín y el reconocido economista Miguel Ponce disertaron en Villaguay, en el marco de un ciclo de charlas para debatir sobre la UCR y la situación del país que organiza el sector del partido, “Futuro Entrerriano”. El eje del debate se centró en la necesidad de que la UCR recupere protagonismo y primen las ideas por sobre los cargos. “Hay vida después de Cambiemos” indicó.

La disertación de los dirigentes nacionales -que estuvieron acompañados por el senador Raymundo Kisser- tuvo lugar este sábado a la mañana en el Centro Económico de la ciudad de Villaguay, donde acudió un centenar de personas. Los intercambios de opiniones y la interacción permanente generaron un clima de debate político que escasea en estos tiempos.

El tema central giró en torno al rol de la Unión Cívica Radical: qué papel jugó en estos últimos cuatro años, por qué quedó relegada a los caprichos del PRO y cuáles son las perspectivas a futuro para que el centenario partido vuelva a recobrar su identidad.

Ricardo Alfonsín tiró la primera piedra en relación al futuro del radicalismo y afirmó que es necesario definir “qué tipo de oposición vamos a ser, si una gorila y sectaria, o una que actúe en función de la defensa de las ideas radicales”.

Luego puso el foco en lo que consideró una de las grandes falencias de la UCR: “No saber qué somos”. Y amplió: “Cuando no sabemos bien qué somos empezamos a definirnos por la negativa y nos preocupamos más por no ser peronistas que por ser radicales. Hay muchos que tienen una gran dificultad para definir qué es ser radical”.

“Nosotros no sólo éramos el partido de la república y de la democracia, sino también el de la justicia social, pero la abandonamos, la recogió Perón y los peronistas se adueñaron de la justicia social porque nosotros la abandonamos”, sostuvo e instó a “hacerse cargo” de haber perdido esa bandera, “a trabajar para recuperarla” y a “hacer radicalismo”. “No es fácil ser radical, pero vale la pena serlo”, sostuvo Alfonsín parafraseando a Arturo Illia.

También se refirió a aquellos radicales “que creen que no hay vida después de Cambiemos” y, en este sentido, sostuvo: “Claro que la hay, la hubo antes y la habrá después. Ese 40% que obtuvo Juntos por el Cambio no son todos votos neoliberales, hay miles de votos radicales. Y también los hay en el 48% que sacó Alberto Fernández. Ahí hay muchos votos culturalmente radicales que no se sintieron representados por Macri y todo lo que él representa”.

Más adelante Alfonsín criticó la falta de debate que hubo en el partido durante los últimos cuatro años: «No se discutió nada y todos sabemos que a los radicales nos gusta pedir explicaciones, darlas, debatir intensamente, que no somos un regimiento, sino un partido horizontal y democrático”.

Sobre las fallidas políticas que tuvo Cambiemos desde el 2015, aseveró: “El PRO fue responsable, pero nosotros también -por acción u omisión-, ya que acompañamos decisiones que hasta el 2015 pensábamos que era malas, dejamos en suspenso nuestra identidad y actuamos como convidados de piedra. Muchos empezaron a seguir cargos en lugar de ideas”.

“El PRO cometió muchos errores, creyó que todo iba a ser más fácil de lo que era y que lo mejor que podía hacer un gobierno por la economía de un país era no meterse. No escucharon a la UCR o no nos supimos hacer escuchar”, agregó.

“Había que politizar la economía en nombre del interés general y en el marco de un Estado de derecho, y había que imponer una combinación virtuosa entre el mercado y la política, pero nada de eso se hizo”, enfatizó luego el exdiputado.

Enseguida lamentó que por haber perdido la interna en el 2015 (cuando Macri se impuso a Ernesto Sanz) “muchos radicales hayan decidido poner en suspenso las ideas del partido”.

. Miguel Ponce: la salida de la crisis

Por su parte, el coordinador de la Comisión de Economía de la Convención Nacional de la UCR, Miguel Ponce, realizó un análisis económico de la crisis por la que atraviesa el país y dio cuenta de algunos de los pasos que podría dar el próximo gobierno a partir del 10 de diciembre.

“Cualquier indicador económico que miremos hoy está peor que en el 2015: desocupación, pobreza, exclusión, inflación, a lo que hay que agregar una deuda externa que alcanza niveles inéditos”, aseguro.

Este cuadro de situación “tiene un correlato social tremendo, complicado y que está en un límite extremo”, advirtió.

Luego señaló que “a partir del 10 de diciembre la nueva gestión instrumentará lo que denomina el ‘Plan Verano’, que tiene tres patas: el mantenimiento del cepo, el aumento de salarios, jubilaciones y AUH para dinamizar el mercado interno y, por último, la modificación del esquema de tributos y retenciones”.

A mediano plazo lo que se va a impulsar es “la creación de un Consejo Político, Económico y Social para elaborar políticas de Estado en materia de producción, desarrollo y comercio exterior”, sostuvo, al tiempo que apuntó que “una de las primeras medidas que deberá tomar este Consejo será el de avanzar en una reforma tributaria que provoque una mejora en la distribución de los recursos”.

“Este Consejo Político, Económico y Social debe generar una integración de toda el ala política”, resaltó al referirse al modo en el que Argentina debería renegociar con el FMI.
Fuente:APF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here